General

General

Viru...lento, Shock a la hotelería

Una mirada diferente.

4 de enero de 2022

Por Roberto Salvi.

Director/Editor Diario del Hotelero.

Virulento se refiere a la capacidad de un microorganismo de causar daño a su anfitrión. Que es maligno y se presenta con una gran intensidad.

Andariveles normales, senderos y rutas ya establecidas se transitaban antes de la pandemia. Había una rutina con su formato, que el tiempo fue macerando con cierta comodidad, acciones repetidas y secuenciales. La tarea era casi la misma cada día: llevar flujo de pasajeros/huéspedes (masa crítica) a cada establecimiento hotelero. Canales aceitados que solamente había que mantener.

De pronto la ñata contra el vidrio que no vimos. Extremadamente transparente nos lo llevamos por delante. Gran golpe. Gran dolor.

Se cayeron todas las rutinas. La masa crítica se movió individualmente y se desvaneció. Así, todos separados y refugiados, era imposible el direccionamiento. Los mandatos de comercialización y marketing prescribieron, dando nacimiento a la palabra protocolo que era de otro ámbito y de otras rutinas. Análisis, históricos y proyecciones: sin uso y vencidos. La estadística perdió ponderación como herramienta. Se quebró la inercia comercial con devenir natural.

Todos los cálculos en los ejes cartesianos no lograban dibujar ni rectas ni curvas. No encontrábamos la x ni la y. La estrategia comercial que funcionaba, entregó su existencia.

La mano invisible que Adam Smith menciona en su libro La Riqueza de las Naciones no podía regular la oferta ni la demanda. No existía el precio de equilibrio.

Queda en la historia, un punto de inflexión no previsto por nadie que desarmó a la masa crítica necesaria para la supervivencia hotelera, que con sus formas y rutinas, querían ser huéspedes, pasajeros o viajeros.

Comenzando un nuevo ciclo, todos los actores están en igualdad de condiciones. Tanto las grandes banderas hoteleras como los pequeños establecimientos corren igual. Los que se posicionaron antes, hoy comienzan desde el km 0 y tienen al lado, uno de igual o menor porte.

Quizás de mayor envergadura también. La masa crítica asegurada antes de la pandemia ya no está. La inercia perdió fuerza y no tracciona. El pasajero recuperó poder individual sumado su exigencia en la calidad del servicio.

En el km 0, todos en la misma línea, deben crear nuevas fuerzas motorizadas por la energía creativa y la tecnología. Todos por igual. Nueva masa crítica, nuevos volúmenes.

Interesante ver, con los ojos cerrados, el nacimiento de un nuevo punto de inflexión que empieza a despegar con nueva curva, nacida a la fuerza. El tiempo transcurrido y la espera fueron suficientes. Creer es crear.

Hoteleria y gastronomía vuelven a girar, a mover energías. Los huéspedes, pasajeros, viajeros y comensales tenían un axioma mental (lease un algoritmo) que los direccionaba según formatos, hoy inexistentes. Parece que no volveremos todos a los mismos lugares, bajo las mismas formas o metodologías.

Quizás, en valor absoluto, no haya sido tan mala....la ñata contra el vidrio.

Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.