Hoteles

Hoteles

Crean un hotel en un avión abandonado en el que se epuede dormir en la cabina del piloto

Supo ser un Boeing 747-200 que voló desde 1976 a 2002 y hoy en día aloja a los pasajeros que pasean por Suecia, ofrece una cafetería y una sala de conferencias

1 de agosto de 2022

Almohadones de cuello y mantitas son el uniforme oficial para dormir en los aviones. La odisea de poder conciliar unas horas de sueño cuando se está sentado y volando por los aires es una batalla que no todos logran ganar. Sin embargo, hay un avión que deja dormir a sus pasajeros en camas de las cuales algunas están en la mismísima cabina de piloto.

Se trata de un Boeing 747-200 Jumbo Jet que se jubiló de viajar en altura y pasó a tener una segunda vida útil. El ex avión comercial se transformó en Jumbo Stay, un hotel con capacidad para 76 huéspedes donde se pueden hospedar, por ejemplo, aquellos viajeros cuyos vuelos se retrasan. Ellos son el público perfecto dado que la nave está estacionada en el mismo aeropuerto ARN, Estocolmo-Arlanda.



El Boeing 747 se construyó originalmente en 1976 - @thepointsguy


Originalmente, el avión se había construido en 1976 para formar parte de la flota de Singapore Airlines. Después de años de volar para distintas empresas -entre ellas la icónica Pan Am-, aterrizó por última vez en el año 2002 en tierras suecas cuando la aerolínea a la que pertenecía entró en bancarrota. Seis años pasaron hasta que Oscar Diös, anterior dueño de otros hoteles en la zona, oyó hablar de la nave: "Me estaba preparando para expandir mi negocio de alojamiento en 2006 cuando escuché sobre un viejo accidente de un avión a la venta en Arlanda (el aeropuerto de Estocolmo, Suecia). Como hacía mucho tiempo que quería establecer mi negocio en Arlanda, no dudé ni un segundo cuando se presentó esta oportunidad", cuenta en su página web. Después de adquirirlo, se removieron los 450 asientos y la embarcación fue casi completamente desmantelada para transformarse en el insólito alojamiento.


Cómo es el avión por dentro

Quienes deseen pasar allí la noche pueden elegir entre las 33 habitaciones por tarifas que oscilan desde los US$42 para una habitación compartida con otros tres pasajeros a los US$180 en la suite más exclusiva con baño privado. La paleta de colores elegida para vestir los espacios fue naranja, celeste y blanco, elección y combinación que llevó a la decoración interna nueva y moderna a ser galardonada, según informan en el sitio oficial del hotel.


El hotel dispone de 33 habitaciones para 76 personas en total - Jumbo Stay


Si la escala en el aeropuerto dura más de lo planificado o los viajeros llegan antes del tiempo estipulado, el avión-hotel es un gran atractivo turístico para visitar por un rato. Los curiosos pueden pasar por la zona de la cafetería y disfrutar de un tentempié digno de una publicación en redes sociales mientras mira por las típicas ventanas arqueadas.


La cafetería del hotel - Jumbo Stay

La sala común está decorada con mesas blancas cuadradas, alfombra azul y banquetas naranjas acolchadas. Mientras tanto, para hacer más realista la experiencia, las puertas conservan su estética y llevan salvavidas colgados en sus marcos para ambientar el lugar con la temática aérea. Por fuera, el ala del avión tiene un sector de mesas delimitado por barandas de vidrio a modo de comedor al aire libre para aprovechar cada metro cuadrado de la nave.

Por otro lado, Jumbo Stay decidió mantener casi intacta una parte del avión. La sala de conferencias está disponible para una íntima reunión en un ámbito diferente, ya que conserva ocho de los asientos tradicionales que se remontan a la década del 70.


La sala de conferencias tiene capacidad para ocho personas máximo - Jumbo Stay

La singularidad de la construcción fue lo que cautivó a @thepointsguy, el usuario de TikTok que mostró en un corto video un breve recorrido por la embarcación. Hasta el momento, el video acumula más de 11.000 likes en la red social.

Fuente: La Nación

Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.