General

General

La reputación, clave en la atracción de un hotel (1/3)

Por: Julian Grano

25 de abril de 2022

Entiéndase a la REPUTACIÓN como la opinión, idea, consideración o concepto que un conjunto social tiene sobre un establecimiento. El prestigio, notoriedad o estima asociado al mismo.

Olvídate de las estrellas o categorizaciones varias, la calidad de un hotel es directamente proporcional al nivel de calificación y opiniones que le asignaron los huéspedes que allí se han hospedado.

La reputación online (reflejada en buscadores, OTAs, foros, blogs o redes sociales) es la construcción social alrededor de la credibilidad, fiabilidad, moralidad y coherencia que se tiene del hotel. Solo es parcialmente controlable ya que se crea y recrea a partir de las percepciones de otros. Creada de forma colectiva, de manera inevitable produce un impacto con efectos positivos y/o negativos sobre el negocio.

Siendo el tiempo un recurso escaso, a menudo sacamos conclusiones sin demasiado análisis y depositamos confianza en atajos como la reputación de un establecimiento para simplificar el proceso. Cuanto más confiable es la fuente, más relevante es la opinión de referencia.


¿Cómo fue la experiencia de anteriores clientes? ¿Qué dicen sobre tu propuesta?

La reputación de un hotel actúa como la sombra de una persona, la sigue a dondequiera que vaya y estará allí presente quiera o no. No puedes evitarla, solo procurar gestionarla apropiadamente.

Puede ser tu mejor amiga o tu peor enemiga. Puede apalancar con fuerza tus ventas o desalentarlas drásticamente.

La reputación está en constante evolución. Con el tiempo, las opiniones o comentarios acumulados, tus respuestas y acciones forman la base de tu reputación.

No es solo lo que haces sino también cómo los demás perciben tus motivos lo que más cuenta.


¿Qué representas?

Tu reputación es demasiado valiosa para tratarla a la ligera. Pero si no sabes lo que representas, lo estás dejando todo al azar.

Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.